13 junio, 2019

TUCA VIEIRA

Atlas fotográfico

040e_800

¿Cuál es la verdadera cara de São Paulo? ¿Cuáles son sus límites? ¿Es posible imaginar en la mente cualquier imagen de esta masa sin forma y de forma espectacular que desafíe, por su escala y complejidad, cualquier esfuerzo cognitivo humano?

Estas son preguntas sin respuesta que solo pueden tomarse en serio a través de dos posturas aparentemente opuestas: ficción por un lado o experimento científico por el otro. Partiendo de reglas y métodos muy claros, el trabajo de Tuca Vieira flirtea claramente con el segundo camino. El fotógrafo quería conocer mejor la ciudad en la que nació y vive, y, al mismo tiempo, poder registrarla fotográficamente. ¿Pero cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar? Ante la obvia imposibilidad de la empresa, eligió un criterio objetivo e impersonal: basarse en una guía, el callejero  de calles de la ciudad. Es decir, su trabajo es producir una foto por cada doble página de la guía, que a su vez corresponde a un número. Por lo tanto, cada número, o página doble, representa una sección cuadrada que divide el punto urbano de la región metropolitana de São Paulo en 203 partes iguales.

Cabe señalar que la elección del callejero no es absoluto producto del azar. Al mismo tiempo que cubre casi toda la extensión de la metrópoli, la guía también permite una aprehensión palpable de la ciudad, ya que su escala está diseñada para permitir la identificación de todas sus calles y plazas. Por lo tanto, a través de la guía, existe un posible tránsito entre las partes y la totalidad de la ciudad, algo que fue clave para la realización de este proyecto de mapeo. Aquí viene un elemento crucial del proyecto: la experiencia real del espacio. Después de todo, ¿por qué visitar los lugares en vivo que están completamente mapeados por Google y los sistemas de geo-referencia de la ciudad?

De ahí el aspecto  quijotesco del proyecto. Podemos imaginar el grado de infortunio diario frente a la tarea, que implica inmensos desplazamientos, congestión, gastos de combustible y equipo, fatiga y eventuales problemas con agentes de seguridad. Y al igual que la guía de calles es un instrumento completamente en  desuso hoy, también el fotógrafo elige registrar la ciudad no a través de máquinas livianas y portátiles, sino con una cámara de placas de gran formato cuidadosamente montada en un trípode, cosa que hace de cada foto un ritual escénico claramente anacrónico.

Aquí vuelvo al aspecto ficticio de la obra.  Tuca Vieira emplea  el método científico con un importante halo de ficcionalidad, característico de quien sabe que no hay respuestas exactas, mucho menos únicas, al problema en cuestión: el retrato de la ciudad. Parece un esfuerzo  digno de Sísifo, algo poco glorioso, para llevar a cabo una obra cuyo significado parece escapar al sentido común.

Después de todo, podemos pensar en su acción de catalogación como un acto silencioso de construcción paralela de otra ciudad latente que aún no vemos, ya que la ciudad que vemos continúa transformándose continuamente. Incidentalmente, como señaló el ensayista francés Georges Didi-Huberman, "si el atlas aparece como una incesante obra de recomposición del mundo, es ante todo porque el mundo mismo sufre descomposiciones constantes".

Guilherme Wisnik

 

Para saber más sobre este autor entra en :

http://www.revistaojosrojos.com/tuca-vieira/

https://www.tucavieira.com.br/

FECHA DE INAUGURACIÓN

15 Septiembre 2019

FECHA DE CLAUSURA

20 Octubre 2019

LUGAR
Casa Municipal de Cultura

DIRECCIÓN
Glorieta de la Creu, 14,
03750 Pedreguer

HORARIO
De lunes a viernes de 9'00 a 22'00 h.
Sábado 9'00 a 14'00 h.