Pilar Gacía Merino

(Madrid, 1976)

Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Desde el año 2000 realiza exposiciones, individuales y colectivas, de forma regular y su obra se encuentra presente tanto en Colecciones públicas como privadas. Ha recibido numerosos premios, entre ellos, Primer Premio Fundación Mapfre, Primer Premio Caminos de Hierro, Beca de Ayuda a la Creación Visual de la Fundación Arte y Derecho y del Fondo Asistencial y Cultural de VEGAP, Premio de Honor Asisa, Primer Premio Mezquita Ciudad de Córdoba, Primer Premio Injuve para la Creación Joven, Beca Estancias Injuve para la Creación Joven, Primer Premio Caja de Ahorros del Mediterráneo y Primer Premio Caja de Extremadura.

www.garciamerino.com

Serie “Desequilibrios”

Proyecto premiado con la Beca de Ayuda a la Creación Visual de la Fundación Arte y Derecho y del Fondo Asistencial y Cultural de VEGAP.

Utilizo la puesta en escena para construir espacios y recrear ambientes que responden a un determinado estado anímico. El resultado es un conjunto de dioramas elaborados mediante toma directa de pequeñas figuras y maquetas.

La serie “Desequilibrios” se centra en la dimensión psicológica del ser humano, profundizando en conceptos como el miedo, la soledad y la angustia. Las imágenes son como pequeñas cajas de resonancia psíquica, pues están cargadas de simbolismo sobre el ser humano y sus posiciones reflexivas sobre la existencia.

[galleryview id=7]

Estética, delirio y fantasía

La fotografía es el documento visual más valioso para comprender el mundo actual pero se hace indispensable erigir un método y una teoría para entender y disfrutar de aquello que sus autores pretenden expresar en el resultado final de su trabajo.

La representación sublime de las fantasías y de las ensoñaciones sería el poder descubrir las verdades artísticas que contiene su discurso creativo y, de esta manera, poder formar parte de este delirio. En la asentada obra fotográfica de Pilar García Merino volvemos a encontrar las mismas inquietudes y preocupaciones de sus primeros trabajos pero con una huella más profunda y rigurosa; La utopía, la quimera, la entelequia o la ilusión comparten escenario con otras ensoñaciones no tan atractivas como la soledad, el miedo, la tristeza o la angustia. El que estas preocupaciones, tan antiguas como la propia historia del hombre, sean el escenario del trabajo de Pilar me lleva invariablemente a descubrir la verdadera profundidad e interés de sus trabajos que, además, tienen la virtud de poseer una calidad plástica y técnica de primer orden.

La actividad creadora es una especie de alucinación y, en muchos casos,  encuentra su espíritu en los propios sueños de la noche, en las fantasías dirigidas a una meta o asociadas a situaciones que responden a simbologías y analogías.

Las quimeras en estado de desvelo se denominan ensoñaciones y tienen la característica de combinar ideas en estado de creación. Ésta es una faceta que domina con soltura y desparpajo Pilar García Merino. No hay una creación suya que no nos invite a soñar y a imaginar. En definitiva, consigue el verdadero anhelo de un autor, motivar y atraer la atención del espectador a través de una forma de expresión tan  resplandeciente como la fotografía.

La eliminación del color es otro elemento importante en las obras de Pilar. Esta circunstancia aumenta de manera primordial el interés de sus obras construidas, recreadas e interpretadas con sutileza en la soledad de su estudio.

Las fotografías de Pilar García Merino tratan de historias inventadas o -porqué no- verdaderas, historias de su infancia y juventud, divertidas o trágicas; Así que, en cierto sentido, no son cuentos de hadas, si no ficción con rasgos de realidad. La ficción, que en su estética es el denominador común, sigue llenando de fantasía y de excelentes imágenes sus delirios y su tiempo.

José María Díaz-Maroto

Pincha en las miniaturas para ampliar las imágenes

[nggallery id=9]