11 junio, 2019

EL FOTOLIBRO

El fotolibro está viviendo un auge en el que los fotógrafos pueden mostrar su trabajo sin recurrir a un espacio expositivo, además de ser un campo propicio para la investigación y la experimentación.

Déjame volar. © David Catá. Cuadernos de la Kursala

 

Juan Pedro Font de Mora es un gran conocedor de este formato. Lleva gestionando desde hace más de 30 años la fotolibrería Railowsky, en Valencia. Aquí podéis leer un artículo que escribió, ya hace unos años para nuestra revista. Un divertido texto sobre los orígenes, entre novelados y reales de Railowsky, el nombre de su librería.

Desde no hace mucho, el fenómeno de los libros fotográficos han acabado por adquirir la denominación específica de “fotolibros”, pero así mismo se ha ido desarrollando una diferenciación conceptual entre “libros de fotografía” y “fotolibros”.

Este último concepto, se manifiesta como un objeto en sí mismo que abarca no sólo la fotografía para dar lectura a la idea que se quiere trasmitir. También se hace imprescindible que la edición, secuenciación, diseño, tipografía, papeles, encuadernación, sistemas y tecnologías de impresión den forma a esa idea. Por esta razón es muy frecuente que muchos fotógrafos opten por la autoedición.

Con el fotolibro se ha tomado conciencia de la ilimitada potencialidad productiva, creativa y reflexiva, que se manifiesta no sólo con la producción de fotolibros, sino de la fotografía en sí.

Como Horacio Fernández señala: “el fotolibro es mucho más que un libro de fotos”.

 

FECHA DE LA CHARLA

14 Septiembre 2019

LUGAR

Casa de cultura de Xàbia. Salón de actos.

DIRECCIÓN:
Plaça de Baix, 6 - Xàbia
HORARIO:
Sábado 12:00–12:45